Conceptos y modelos de cuidados para mejorar la calidad de vida de las personas
La de unidades de convivencia tienen cada vez más fuerza, y a nivel internacional observamos que ya es un hecho, incluido la filosofía cómo atender a las personas, lo que llamamos aquí “Atención centrada en la persona”. Una filosofía sin duda que respete la persona, su individualidad y por su puesto su ser. Importante para mí sería que el ciudadano puede elegir bajo que concepto o modelo quiere ser atendido, y la administración deje la libre elección. ¿No sería eso un paso hacia el empoderamiento?
El otro día hice un comentario sobre una publicación dónde decía: Desde mi humilde opinión, no es el problema optar «… hacia un modelo de atención centrado en la persona, dónde exista la libertad de elección…», sino, la administración tiene que garantizar la igualdad del servicio y abrirse para la libre elección del servicio en general, independientemente del modelo, la filosofía, del concepto o teoría ACP que aplica la Residencia, SAD, CD etc., el usuario ya sabe elegir. Por cierto, no existe solo un modelo, sino, múltiples que aplican la FILOSOFÍA ACP entre ellos La Alternativa Edén.”

Hoy me gustaría explicar un concepto más de atención hacia las personas, y en especial para personas que viven con demencia severa. En varias ocasiones hemos podido ver este concepto llamado “Cuidado de Oasis” durante los viajes geroasistenciales que organizamos regularmente tanto individual como en cooperación con inforesidenicas. Hemos podido ver este concepto tanto en Alemania como en Suiza, aun así, el modelo de Oasis de Suiza es una referencia. Esta ubica en un pequeño municipio en el ámbito rural de Suiza en la localidad Sonnweid. Ofrece ya más de 20 años conceptos de cuidados centrados en las personas, especializadas en personas que viven con demencia, y aplica diferentes modelos de atención.

¿Qué es el “Oasis de cuidado o Refugio de cuidado”
El término PflegeOase de origen alemán, podemos traducirlo a Oasis de cuidado o Refugio de cuidado. Se refiere a un concepto en su momento innovador de vivir y ser cuidado en un entorno protegido únicamente para personas con discapacidad física y mental grave, y en el ámbito geroasistencial para personas que viven con demencia severa. Se trata de establecer una unidad pequeña  de 5 a 6 personas máximo que viven juntas en este espacio protegido, y están a su vez ya residentes del mismo centro que ofrece dicho Oasis/refugio. Aun así, en el caso de la Residencia Sonnweid, la unidad es mas grande y cuenta con 11 personas. En general son personas encamadas con el síndrome de inmovilidad, con un grado muy alta de dependencia, y generalmente ya no pueden comunicarse verbalmente, o hacer avisos físicamente. Si pueden estar ser movilizada a una silla específica, y el personal nos comentaba que cada día están muchas horas fuera de la cama, para estar en contacto con otras personas, incluso llevarlas a un balcón o terraza. La familia por supuesto está involucrado y participa activamente si lo desea. Dado la complejidad de cuidar aquellas personas, y para demandar sus necesidades y satisfacción, se recomienda, y sería necesario, ofrecer profesionales que atienden aquellas personas, que dispongan como mínimo una FP2 en el ámbito de la geriatría. En algunos casos se pide como requisito previo para su admisión a una oasis, que el residente ya vive al menos seis meses en la residencia de atención a largo duración. Objetivo de ello es, conocer muy bien su biografía, y pode ofrecer así una atención individualizada, y centrada en ella.

Aunque se trata de un espacio de protección, no hay ningún aislamiento social o de entorno, ni mucho menos. La movilización y la participación son clave e importantes dentro de este concepto. A nivel social, el «centro comunicativo» de este concepto espacial también juega un papel importante. Las camas, en forma circulatorio, es el “epicentro” de la actuación, y su distribución permite una respuesta inmediata a las necesidades de las personas. También crea un especial vínculo entre los residentes y los cuidadores. La comunidad juega un papel central en este concepto. Se cuenta siempre con un área individual o de retiro, que pueden usarse si es necesario. Los elementos arquitectónicamente móviles del espacio son una excelente manera de proteger la privacidad de las personas. De todas formas, este concepto es muy discutido dentro del ámbito geroasistencial/ gerontológico, y no es la solución ideal para todas las personas, sino, un concepto más. En Alemania por ejemplo el Curatorium Alemán de Apoyo a Personas Mayores ha sido uno de los grandes defensores en contra de este concepto. Pues, consideran que no hay intimidad suficiente para la persona, ni se respete su individualidad por ser un espacio diáfano. Tras años de discusiones y críticas hacia esta reconocida institución, y tras una creciente demanda, se vi obligado desarrollar un modelo propio de “Oasis”. A diferencia del concepto original, el “KDA” mantiene el concepto de poder estar juntos en una unidad, sin embargo, con habitaciones individuales cuyas puertas son tan grandes cuando se abre al epicentro, todos pueden verse/ sentirse entre sí.

Hoy sabemos que, para trabajar profesionalmente en la atención directa, ya sea en una Residencia o en el domicilio, es imprescindible definir una filosofía de cuidado y orientarse a un Modelo/ concepto/ teoría de Cuidado. La evolución de la implementación de un Modelo de Cuidado nace en 1852 con Florence Nightingale. Su objetivo fue conservar la energía vital del paciente y, partiendo de la acción que ejerce la naturaleza sobre los individuos, colocarlo en las mejores condiciones posibles para que actuara sobre él. Y, en lo que a atención domiciliaria se refiere, los profesionales que prestan sus servicios deben de enseñar a los enfermos y a sus familiares a ayudarse a sí mismos a mantener su independencia. Por otra parte, el objetivo del modelo de Martha Rogers es procurar y promover una interacción armónica entre el hombre y su entorno. Así las enfermeras que sigan este modelo deben fortalecer la conciencia e integridad de los seres humanos, y dirigir o redirigir los patrones de interacción existentes entre el hombre y su entorno para conseguir el máximo potencial de salud. Hay muchos más modelos de cuidado con diferentes enfoques y filosofías, lo que todos tenían en común, trabajar interdisciplinar para encontrar la mejor manera de apoyar a la persona y cuidarla.

Seguro que hoy en día lo hubieran hecho diferente, como hice la catedra Krohwinkel de Alemania o Böhm de Austria, o Tom Kittwood de GB. Pues los tiempos han cambiado la visión, y las necesidades de las personas y en consecuencia también los profesionales. Es el momento para que cambiemos también nuestra manera de ser y miremos hacia delante, con nuevos enfoques, retos y oportunidades, que no solo es hospitalaria sanitaria, sino también social. Quizá esa también es una razón de cómo se ve la enfermera, una profesional más bien sanitaría técnica y no cuidadora holística social que sabe centrarse en las personas, y que no se ha implicado mucho en el desarrollo del concepto/modelo ACP como otras profesiones. Eso me recuerda un poco la época del desarrollo de la “Ley de dependencia” (LAPAD), dónde a mi parecer, nuestra profesión lucia por su gran ausencia. Llegados a este punto, me pregunto: ¿sería necesario tener tantas carreras profesionales segregadas, o no sería más lógico tener una base común, y después una especialización? Pues, teniendo en cuenta también el cambio demográfico, y en vista de no tener suficientes profesionales para un futuro próximo, quizá no estaría mal analizarlo posteriormente, pero bueno, retomemos el tema central.

Lo que sí podemos ver y aprender de los países nórdicos,  es que con un modelo de gestión sea público-privado, y con las mismas condiciones para todos, aplicando un modelo de cuidados basados en evidencia con un enfoque ACP, un ratio de personal más amplio, flexibilidad en la contratación y horario laboral, y una sólida base de formación en la atención directa, y un modelo arquitectónico basado en unidades pequeñas, y una buena coordinación socio-sanitaria con personal especializado en gerontología y geriatría, les ha funcionado muy bien, incluso en la crisis actual.


Stephan Biel M.A.
Biel Consulting, Asesor y formador de innovación en gerontología social, ACP, y cambio demográfico
Embajador La Alternativa Edén España

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar